El primer «Cat Café» de España

gatoteca

Madrid inaugura la primera gatoteca de España.

Madrid está a punto de dejar de escuchar frases como ‘me gustan los animales, pero para un rato’; o ‘me encantan los gatos pero por mi estilo de vida no podría cuidar de él’. Todo por la última iniciativa de Eva Aznar quien ha importado desde Japón hasta Lavapiés el concepto ‘Gatoteca’. Un espacio dedicado por completo al mundo de los gatos y que, por primera vez en España, ofrecerá una cafetería felina como espacio para interactuar con estos animales.

El punto de partida de la Gatoteca se sitúa en una colonia de adultos sin hogar procedente de “asociaciones o particulares que rescatan gatos o cuidan de colonias callejeras”. Para que la idea no se convierta en una experiencia traumática para usuarios y felinos, antes de entrar a formar parte de este proyecto, los gatos pasarán su particular ‘casting’. De esta manera quedan excluidos los gatos pequeños y los que podrían ser peligrosos para los niños porque el local es para todos los públicos. Y la norma principal se centra en el bienestar de los animales ya que nadie pueda coger a un animal “que no se deje”.

Sin embargo la pasión de Eva por estos animales va más allá e incluye una vertiente de concienciación: la plataforma de adopción. Una rama educacional “dirigida a las personas”, donde la sociedad pueda disfrutar de multitud de actividades relacionadas con estos felinos. Eva Aznar lo resume en el hecho de “que los particulares que vengan a tomar café vayan conociendo y adopten” a los gatos que en su mayoría “vienen con un bagaje de traumas emocionales que derivan en físicos”. “Los recuperamos y los damos en adopción”, ha detallado.

El horario del establecimiento será el habitual del resto de locales de la zona: de 10:00 a 22:30 horas, excepto los lunes por la mañana, que serán de descanso. El programa de actividades se completa con “cursos sobre el comportamiento básico del gato” para fomentar que las relaciones que surjan sean duraderas.

La primera Gatoteca nació en 2004 en Seul, Corea del sur, con el nombre de Giocat. La idea caló en Japón donde en la actualidad se contabilizan más de 180 centros, 60 de ellos en Tokio. El éxito nipón se debe a una conjunción de factores. Por un lado debido al carácter de un pueblo amante, defensor y admirador de los gatos. Y por otro al hecho de que la tenencia de mascotas está expresamente prohibida en gran parte de las comunidades de vecinos. De ahí que miles de japoneses aprovechen su tiempo de asueto para compartir un café en compañía de gatos. Una práctica que muchos consideran terapéutica y que ayuda a la meditación.

 

Fuente: http://www.cerrajeroszaragoza.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *